BackBackMenuCloseCerrarPlusPlusSearchUluleUluleUluleChatFacebookInstagramLinkedInTwitterYouTubefacebooktwitterB Corporation

#UnaVidaSinMiedo

Porque todos los animales son 'alguien', no 'algo'

  • Capítulo 8: Galicia y Pablo. ¡Muchas gracias a todos!

    Es el último capítulo de nuestra campaña “Una Vida sin Miedo” y, gracias a ti, ha sido un gran éxito. Hace unos días, alcanzábamos nuestro objetivo de €5.000, ¡No podríamos haberlo hecho sin ti!

    Hemos decidido cerrar la campaña no con una historia del pasado como teníamos previsto, sino con una historia de lo que está sucediendo estos últimos días en el santuario. Si nos sigues en redes sociales, es muy probable que ya hayas conocido a Galicia y Pablo: una cabrita y un corderito rescatados durante el transcurso de nuestra campaña. Galicia llegó primero y Pablo un par de semanas después. Ambos tenían apenas un día de vida cuando los recogimos y, con mucho cariño y cuidados, hemos conseguido que salieran adelante. 

    Queríamos compartir contigo su conmovedora historia para mostrarte exactamente a dónde va tu generoso apoyo. Al apoyar nuestra campaña, no sólo has ayudado a difundir y crear conciencia sobre nuestro trabajo, sino que, literalmente, has facilitado el rescate de estos dos maravillosos nuevos miembros de nuestra familia, así como de otros más llegados también en las últimas semanas. Gracias a personas como tú, la pequeña Galicia y su hermanito, Pablo, vivirán para siempre Una Vida Sin Miedo.

    Desde el fondo de nuestros corazones, gracias por ayudarnos a alcanzar nuestro objetivo y esperamos que disfrutes de este último capítulo de la campaña.

    Si te has enamorado de Galicia y de Pablo, como nos ha sucedido a nosotros, y quieres seguir formando parte de sus vidas, puedes hacerlo como madrina o padrino. Para más información, envíanos un correo a apadriname@wingsofheart.org

  • ¡Nos emociona anunciar que HEMOS ALCANZADO NUESTRO OBJETIVO y hemos recaudado €5.000!

    Gracias a tu increíble apoyo, animales como Galicia y Pablo pueden empezar sus nuevas vidas en un lugar seguro como Wings of Heart. Estos bebés, así como los animales cuyas historias hemos compartido durante las últimas semanas como parte de la campaña “Una Vida sin Miedo”, viven libres en el santuario gracias al apoyo de personas como tú. Estamos muy agradecidos.

    En estos momentos estamos con los preparativos del último capítulo de la campaña para compartirlo contigo muy pronto. Va a ser muy especial.

    Mientras tanto, la campaña sigue abierta: puedes realizar un donativo o compartirla. El dinero que hemos recaudado como parte de la campaña será destinado a proveer medicamentos, comida y cuidado a los animales del santuario. Los animales siguen llegando al santuario y necesitamos todo el apoyo posible.

    Gracias por ser parte de nuestro sueño: que todos los animales merecen vivir “Una Vida Sin Miedo”.

    De parte de los animales (y de sus cuidadores y cuidadoras) de Wings of Heart – ¡¡MUCHAS GRACIAS!!

  • #UnaVidaSinMiedo - Capítulo 7: Pepa

    Estamos a tan sólo una semana de finalizar nuestra campaña “Una Vida Sin Miedo” y ahora realmente necesitamos tu ayuda para que sea un éxito y alcancemos nuestro objetivo de 5.000 €. ¡Si no llegamos a esta suma, NO recibiremos NINGUNA de las donaciones aportadas hasta el momento!

    Desde el lanzamiento de la campaña hace apenas seis semanas, hemos compartido contigo las historias de seis habitantes de Wings of Heart.Protagonistas que lograron superar sus pasados traumáticos con su fuerza y nuestro cariño, y que han encontrado la paz y la felicidad que respiran ahora en el santuario. Durante este tiempo, también hemos dado la bienvenida a nuestros recién llegados, como el caso de la pequeña Galicia y otros bebés, o de adultos como Alba. Con ellos también llegan asociados nuevos costes, principalmente atención veterinaria y medicamentos. Por esta razón, la campaña Una Vida sin Miedo es tan importante para nosotros. Por favor, ayúdanos hoy a alcanzar nuestro objetivo de 5.000 €. Al apoyarnos, estarás ayudando a animales como Galicia, Alba y Pepa (estrella de nuestro capítulo de esta semana) a obtener la oportunidad de vivir la vida que se merecen.

    LA HISTORIA DE PEPA

    Pepa fue encontrada en un campo abandonada a morir de hambre. Estaba literalmente en los huesos, sin poder caminar por una grave infección en una de sus piernas y atendida, en la medida de lo posible, por una pareja que la encontró y contactó con nosotros. Cuando llegamos a recogerla, nos sorprendió su lamentable estado físico. Podíamos palpar todo su esqueleto a través de su piel y no lográbamos entender cómo había podido mantenerse con vida.

    Sus primeros días en el santuario fueron muy inquietantes y, temiendo por su vida, nos quedábamos despiertos hasta altas horas de la noche con ella. Por la mañana, nos acercábamos con el temor de que nos hubiera dejado. Pero, para nuestra sorpresa, cada mañana sus ojos se abrían al oír nuestros pasos y nos daba las fuerzas necesarias para seguir luchando por ella. Pepa nos demostraba a diario que tenía muchas ganas de vivir. Confiaba plenamente en nosotros y en su veterinaria, y aguantaba estoicamente todas las curas que había que practicarle en su pierna.

    Pepa tenía tantas ganas de salir adelante que nos emocionaba ver cómo poco a poco se iba recuperando y conseguía un sorprendente cambio físico en apenas unas semanas. Ganaba peso, reflejaba salud y ganas de vivir. Había momentos en los que conseguía que se nos saltaran las lágrimas, como cuando, tras varias curas, quiso correr antes de volver a aprender a caminar.

    La recuperación de Pepa ha sido increíble. Rara vez hemos visto la transformación tan espectacular de un animal prácticamente desahuciado para convertirse en alguien tan sano y feliz. Pepa se ha recuperado tan bien que ya vive en la guardería con sus compañeros. Su primer día en ella fue muy emocionante para todos: fue muy bien recibida, no paraba de correr y saludar a todos, como si siempre hubiera estado allí.

    A Pepa también le encanta pasar momentos con nosotros, tumbarse, apoyar su cabeza sobre nosotros, cerrar los ojos, relajarse y dejarse acariciar. Ella sabe que está a salvo y que, de ahora en adelante, vivirá “Una vida sin miedo”.

  • #UnaVidaSinMiedo - Capítulo 6: Rita

    Nos quedan solamente dos semanas para terminar nuestra campaña “Una Vida Sin Miedo” y todavía hay mucho por hacer para llegar a nuestra meta de 5.000 €. Gracias al apoyo de personas como tú, hemos recaudado 1.500 € - donaciones que van a proveer de medicamentos, comida, y cuidado a los animales recién rescatados por el Santuario Wings of Heart.

    Pero si no llegamos a nuestra meta, perderemos todas las donaciones recibidas hasta ahora y terminamos con nada. Por este motivo, necesitamos apoyo urgente para asegurar que la campaña sea un éxito. Como forma simbólica de agradecer su aportación a las personas que donan, hay disponibles una serie de premios exclusivos. Por favor, ayúdanos a difundir la campaña y no perder esta oportunidad importante de ayudar a los animales.



    Esta semana, queremos compartir contigo la historia de Rita – una burra que vino de una situación espantosa para vivir libre en el santuario con nosotros.

    El 15 de marzo de 2013 recibimos una llamada de ayuda urgente.



    En el municipio de Labastida, en Vitoria – Gasteiz, una familia de burros brutalmente maltratada durante años necesitaba un lugar al que ir. Estos tres burros - madre, padre e hijo - habían sido decomisados por la diputación de Álava, tras reiteradas denuncias, junto a otros animales como perros, cabras y dos conejos. Un vecino de Labastida que no disponía de licencia de ningún tipo, ni núcleo zoológico, acumulaba animales en pésimas condiciones en una finca cedida por el ayuntamiento. Los animales malvivían sin ningún tipo de atención veterinaria, hacinados, atados con cadenas y privados de agua y de una alimentación adecuada. Fueron los vecinos de la localidad quienes, a escondidas, evitaron que esta familia y otros animales murieran. Por desgracia para las cabras, no pudimos llegar a tiempo porque las hizo desaparecer el denunciado.

    Rita llegó al santuario muy sucia, con una fuerte infección en la piel producida por hongos, cicatrices en todo su cuerpo, extremadamente delgada y llena de parásitos. Nos sorprendió el mal estado de su pelo, su gesto tan apagado y lo sumisa que era. Era desconfiada, pero no tanto como Martín, su pareja. Cuando alzabas la mano para acariciarle la cara, se apartaba y se alejaba, temerosa de recibir un golpe.



    Con el tiempo, sociabilización y mucho cariño por nuestra parte, Rita ha recuperado un brillo impresionante en su pelo, ha ganado peso y ha incrementado su autoestima. En parte gracias a su hijo y en parte gracias a los cuidados y al ambiente que se respira en el Santuario. Aquí ellos son libres para disfrutar de sus vidas y eso es algo que se contagia de unos a otros. A Rita le ha convertido en alguien adorable y cariñosa que, aunque desconfía mucho, se deja abrazar y ha aprendido a aceptar el cariño y la ternura.

    Ya viejecita, a Rita le gusta pasar la mayoría de su tiempo con su mejor amiga, otra burra anciana que se llama Moni. Las dos abuelitas andan por el santuario a su ritmo relajado – comiendo, durmiendo siestas y haciendo visitas a sus cuidadores. Las memorias lastimosas que Rita llevaba almacenadas en su cerebro durante tantos años, ya han sido dejadas atrás y Rita puede respirar aliviada porque, en sus últimos años de vida,  puede vivir libre. Rita ya vive una vida sin miedo.

  • !GRACIAS!